Abre nueva galería dedicada a los Premios Nacionales

El Premio Nacional le vino como anillo al dedo. Hace más de dos años que Marcelo Aravena preparaba la gran apertura de su nueva galería en Providencia, una casa remodelada de los años 50, que en 650 metros cuadrados albergaría la obra de los premios nacionales José Balmes, Gracia Barrios y Guillermo Núñez. El pasado 25 de agosto se sumó una más: Roser Bru, quien aunque ya estaba entre las representadas de Aravena, ahora hacía su entrada oficial al espacio como flamante galardonada. Este sábado galería VALA (Vanguardias Latinoamericanas) abrirá sus puertas en calle Holanda, con la muestra Winnipeg, que recuerda los 76 años desde que el barco arribara a costas chilenas, trayendo a bordo a más de 2 mil refugiados de la Guerra Civil Española, entre ellos dos niños que se transformarían en pintores: José Balmes y Roser Bru.

La exposición reúne obras de ambos premios nacionales y tiene como gran atracción dos óleos emblemáticos de la catalana: Fusilamiento (1963) y El retorno a los olivos (1961). “Pertenecían al fallecido coleccionista Emilio Elena y la misma Bru se sorprendió y emocionó al verlos de nuevo expuestos”, cuenta Aravena, quien por 12 años tuvo una galería/ restaurante en Plaza Ñuñoa.

“La idea es dedicar esta casa a nuestros artistas consagrados que conformaron vanguardia y que en Chile están fuera del circuito del galerismo”, dice Aravena. Claro que su objetivo es a más largo plazo: con el tiempo quiere convertir VALA en la primera casa de subastas chilena. En diciembre realizará su primer remate con obras de los ya mencionados artistas, además de Roberto Matta y Rodolfo Opazo. “En Chile existe un gran vacío por que no tenemos mercado secundario, y eso es fatal. Artistas de la misma trayectoria en Argentina, México o Uruguay venden sus obras por sobre los US$ 100 mil, y acá las grandes pinturas de Barrios y Balmes están por los US$ 40 mil; esa es una gran distorsión del mercado, en la medida en que también hay artistas muy jóvenes recién egresados que están vendiendo carísimo”, afirma.

En diciembre, tras la muestra Winnipeg, se exhibirá una colectiva de maestros cinéticos y geométricos, con obras de Matilde Pérez, Carlos Cruz Diez y Julio Le Parc, y ya en marzo de 2016 es el turno de Guillermo Núñez, de quien se exhibirán sus dibujos de los años 60, cuando estuvo en Praga, y su serie pop art de los 70. “Hay que revalorizar a nuestros maestros desde el punto de vista histórico pero también comercial, que es una de las formas en que también se valorizan afuera”, resume Aravena, quien también estará presente con un stand en la Feria Ch.ACO.

La Tercera.
09/09/2015

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.