Retrato y memoria de Roser Bru, Premio Nacional de Arte 2015

Hoy es un buen día para recordar la vida y las obras de Roser Bru, una de nuestras grandes artistas representadas (Barcelona 1923).

Roser Bru ha pintado toda su vida. El mismo año de su llegada a Chile (1939), se matriculó en la Escuela de Bellas Artes de Santiago, donde estudió acuarela, pintura, dibujo y pintura mural. En 1942, al terminar sus estudios, se casó y tuvo dos hijas. Durante 1947, fue parte del Grupo de Estudiantes Plásticos (GEP), en el que también estuvieron artistas de la Generación del 50 y 60, como José Balmes, Gracia Barrios y Guillermo Núñez.

A partir del año 1957 fue parte del Taller 99, creado por Nemesio Antúnez, donde continuó especializándose en técnicas del grabado.

La obra de Roser Bru pertenece a colecciones públicas y privadas de relevancia nacional e internacional, entre ellas destacan el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el Museo Metropolitano de Nueva York, la Staatliche Graphische Samnulg de Berlín, entre otros.

En 2015 Roser Bru recibe el Premio Nacional de Arte Plásticas de Chile.

Análisis de las obras de Roser Bru

Sobre su obra, la investigadora Adriana Valdés comenta:

“La dura imagen de mujer recogida en estas obras es, como las de los desaparecidos puestas en relación con diversas situaciones de violencia, un intento de recoger y conservar las huellas de una historia aún no escrita”.

Y continúa:

“La trayectoria de la obra de Roser Bru: desde el hilo, en las materias, en las miradas fijas – huellas. Improntas materiales de una historia estremecedora y reprimida, historia sin voz, la de estas víctimas. La trayectoria de Roser Bru cifrada en este estremecimiento: un rescate que es tensión entre la huella y la borradura”.

Además de la pintura, Roser Bru tenía una sensibilidad ferviente por la literatura y la filosofía:

“En la pre-muerte
la infancia es la patria
del hombre”. Rilke.
La memoria es pasado persistente.
Yo chica, mirándome en un espejo
con los ojos entrecerrados, es memoria.
En la guerra civil en Barcelona, en
la plaza Cataluña, los fascistas nos
bombardeaban, es memoria.
Picasso arrasa pintando guernika 1937
más dos grabados sueño y
mentira de Franco, son memoria
y ayuda.
“Es mala memoria” la censura y
los desparecidos en la historia de
Chile pasada.
Es paz “el ahora y aquí” en 2014.
Es buena memoria
y tengo 91 años”.

Roser Bru.

Ve las obras disponibles que en Galería VALA tenemos del Roser Bru, «aquí».

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.